Temporales: Las administraciones públicas y el ejército de Pancho Villa

Fuente: laopinióndemurcia de fecha 27 de octubre 2021 enlace

Algunos venimos pidiendo que el Ministerio tendría que haber dado la ‘Recomendación’ de paralizar cualquier proceso selectivo mientras no se apruebe la futura ley de la lucha contra la temporalidad en las administraciones públicas, pues se corre el grave riesgo de que cada ayuntamiento y cada comunidad hiciera de su capa un sayo, y por lo tanto, miles de interinos y temporales pueden ver frustradas sus expectativas.

En apenas dos meses, la futura ley debería ser aprobada por el Congreso, tiempo suficientemente corto como para poder aplazar las miles de plazas que están saliendo, y que están dejando a miles de interinos en la cola del paro.

Mientras, por fin, el personal temporal de las administraciones públicas están demostrando unidad y firmeza en defensa de sus intereses, nos encontramos con una administración pública que actúa como si fuera el ejército de Pancho Villa, y cuando eso ocurre, la cadena vuelve a romperse por el eslabón más débil: Los temporales.

Estos días hemos visto como en la Región de Murcia, un sindicato, de interinos, ha solicitado a la Consejería de Educación que, paralice la decisión durante esos escasos dos meses, y la respuesta ha sido NO.

El problema no es que la Consejería, que tiene su apuesta decidida y clara en favor de la privada a través de conciertos, se haya negado a esperar la futura ley, sino que los propios sindicatos de trabajadores han demostrado por enésima vez, una falta de unidad y criterio preocupante.

La mejor herramienta que tienen los trabajadores es la unidad de acción, cuando esta, ni está ni se le espera, los dirigentes políticos de turno, solo les queda sentarse tranquilamente a ver como se pelean entre los propios representantes, tomando café.

Las diferentes plataformas de trabajadores temporales de las administraciones públicas, han demostrado en este año de movilizaciones, manifestaciones y sentencias, que todos tienen un objetivo común: Cortar de raíz el abuso de la temporalidad, y para conseguir ese objetivo la unidad era fundamental.

Lástima que la lección que han dado los trabajadores temporales, no la hayan hecho suya los sindicatos mayoritarios.

Espero que algún día, cuando se convoque una mesa de negociación, un día antes, los representantes legítimos de los trabajadores se reúnan para unificar criterios, estoy seguro que ante un problema así, hay más cosas que los unen que los separan, y lleven una petición conjunta. Ese día, los dirigentes políticos no seguirán riéndose de los sindicatos a pierna suelta, y en vez de café, pedirán tila.

¿No se merecen los trabajadores temporales que por una vez los sindicatos mayoritarios se pongan de acuerdo por una vez?.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Previous Next
Close
Test Caption
Test Description goes like this
Ir arriba
A %d blogueros les gusta esto: