Revalorizar los salarios en base al IPC, la gran oportunidad de Pedro Sánchez para reconciliarse con la clase obrera tras el fiasco de la reforma laboral

Fuente: Diario 16 de fecha 16 de febrero de 2022 enlace

Los datos del IPC demuestran que las clases medias y trabajadoras de España están perdiendo un 66% de poder adquisitivo por la subida descontrolada de la inflación.

La nueva reforma laboral aprobada en el Congreso gracias a los votos de determinados partidos de derechas fue, según calificó el sindicato CGT, «una tomadura de pelo para la clase trabajadora».

En parte, la organización que aún mantiene en sus principios el orgullo y defensa de la clase obrera tiene razón, puesto que muchos de los elementos más lesivos no se han derogado y la nueva reforma laboral de Pedro Sánchez y Yolanda Díaz es un fracaso.

En temas tan serios como los derechos de los trabajadores no sirven los argumentos de que la ley de Rajoy era peor, que esto es un principio o que «peor es nada».

Sin embargo, tras la publicación de los datos del Índice de Precios de Consumo (IPC), Pedro Sánchez tiene una oportunidad de oro para reconciliarse con las clases medias y trabajadoras y demostrar que es un socialista que respeta y cumple con las bases ideológicas del socialismo.

La solución es sencilla: aplicar a los salarios la misma fórmula que con las pensiones, es decir, revalorizar los sueldos en base al IPC y no a los acuerdos a los que puedan llegar la patronal con los dos principales sindicatos.

El IPC de enero se situó en un 6,1%. Los precios de la energía, el transporte, la cesta básica de la compra o la ropa subieron en una escalada inasumible para las familias que tienen unos salarios que no se revalorizan del mismo modo que los precios. Por tanto, en España, las clases medias y trabajadoras están perdiendo mucho poder adquisitivo y capacidad de ahorro.

Pedro Sánchez puede afrontar este grave problema como han hecho todos los gobiernos democráticos de España desde la Transición: no haciendo nada y esperando que la inflación se relaje.

Sin embargo, puede pasar a la historia como el primer presidente que toma una medida realmente efectiva para las clases medias y trabajadoras que han sido las que han soportado las consecuencias de las crisis económicas provocadas por los poderosos.

Por eso se hace obligatorio llegar a un gran pacto salarial que se salga de la rigidez de los Acuerdos para el Empleo y la Negociación Colectiva que negocian la patronal con los sindicatos mayoritarios. El último AENC incluía una revalorización salarial del 1 al 1,5% en una situación en que el IPC está creciendo por encima del 6%. Las clases medias y trabajadoras de este país no aguantan más porque llevan años de pérdidas salariales que no se corresponden con el precio real de la vida.

Por esta razón, Pedro Sánchez debe afrontar desde el Gobierno, saliéndose si es necesario de la negociación colectiva, una modificación de las políticas salariales en España basadas en los mismos criterios que las pensiones.

La inflación, la herramienta de los poderosos para enriquecerse

Pedro Sánchez tiene que tener en cuenta un aspecto: la inflación es la herramienta que están utilizando los poderosos del mundo para aumentar los niveles de desigualdad y, sobre todo, para aumentar su riqueza.

La subida descontrolada de los precios está permitiendo que las grandes corporaciones y sus directores ejecutivos ultrarricos están explotando a los consumidores para aumentar sus beneficios y su riqueza.

Las grandes multinacionales han estado obteniendo beneficios récord durante la pandemia y en un año en el que la mayoría de la gente luchó por sobrevivir los directores ejecutivos se han vuelto más ricos, según Forbes. En realidad, han aprovechado todas las oportunidades para llenar aún más sus bolsillos.

Los medios y políticos conservadores se aferran a la narrativa de que la inflación es culpa de las políticas económicas expansivas defendidas desde la izquierda. Sin embargo, las ganancias corporativas están obligando a los trabajadores y las familias a hacer sacrificios innecesarios para que los ejecutivos adinerados puedan enriquecerse aún más. 

Pedro Sánchez tiene la oportunidad de pasar a la historia por frenar esta situación. La cuestión es si tiene voluntad para ello y si antepone el camino que ya tiene trazado para cuando el pueblo le desaloje con sus votos del Palacio de la Moncloa.  

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Previous Next
Close
Test Caption
Test Description goes like this
Ir arriba
A %d blogueros les gusta esto: