Portada » Un exabogado de UGT declara que la cúpula del sindicato ocultó el escándalo de la hija de la diputada del PSOE

Un exabogado de UGT declara que la cúpula del sindicato ocultó el escándalo de la hija de la diputada del PSOE

Tiempo de lectura: 7 minutos 772 visitas

Un letrado que trabajó en UGT hasta mayo de 2022 manifestó ante la UDEF que la ejecutiva maniobró para silenciar la estafa de 4,5 millones de euros y que se usó dinero público para gastos de funcionamiento de la organización

Un exabogado de UGT declaró a la Policía Nacional que la cúpula del sindicato ocultó durante más de un año la estafa de los cheques falsos de su antigua administrativa Mayka Tomás López, hija de la diputada del PSOE en la Asamblea de Madrid Carmen López. Las diligencias del Juzgado de Instrucción número 21 de Madrid atribuyen ya a la supuesta cabecilla del engaño, a su marido y a varias amigas y colaboradores la apropiación de 4,5 millones de euros de UGT para pagar viajes de lujo, hoteles, restaurantes, coches y otros caprichos.

El autor de la aparente confesión es el abogado Vicente José Carrasco, que estuvo en plantilla de la central de trabajadores entre 2018 y el 30 de mayo de 2022. Solo seis días después de ser despedido, acudió a las oficinas de la UDEF en la Jefatura Provincial de la Policía Nacional en Madrid para ofrecer voluntariamente su versión del escándalo de los cheques, una operativa que presuntamente consistió en vaciar las cuentas de UGT con cheques emitidos a favor de empleados ficticios que teóricamente tenían pendiente el cobro de indemnizaciones del Fogasa tramitadas a través del sindicato.

Carrasco sostuvo ante los agentes que las primeras alarmas comenzaron a saltar en 2019, cuando uno de los abogados de UGT le contó que algunos afiliados se estaban quejando de que no les llegaba el dinero del Fogasa. “En algunos casos, UGT Madrid no había podido contactar con los beneficiarios para proceder al pago de las cantidades adeudadas, quedando dichas cantidades en depósito de UGT, desconociendo el motivo por el que no se reintegró al Fondo de Garantía Salarial (Fogasa)”, explicó el exabogado del sindicato, según la Policía.

Para ponerse al día con las deudas, Carrasco habría propuesto a la ejecutiva de UGT solicitar al Fogasa la relación de todos los expedientes en los que el sindicato figuraba como tramitador. Sin embargo, la ejecutiva habría rechazado esa posibilidad porque suponía “levantar la liebre”. “En ese momento, UGT no tenía dinero para afrontar esos pagos. Existía el temor de que, al pedir la relación, pudiera salir una cantidad tan enorme de cantidades pendientes de pago a trabajadores que preferían pagar conforme iban llegando las reclamaciones”, manifestó el abogado.

Carrasco afirmó que Mayka Tomás ya se encargaba de la tramitación de las indemnizaciones del Fogasa antes de su llegada a UGT en 2018. Siempre según su versión, relató que, en julio de 2020, Emilio Trillo, entonces secretario de Administración de UGT Madrid, halló nuevas pruebas de que la hija de la diputada del PSOE estaba pagando indemnizaciones del Fogasa a trabajadores inexistentes. “De cada cinco cheques del Fogasa, dos pueden ser reales y tres, para ella y sus amigos“, dijo entonces Trillo, según manifestó Carrasco en sede policial.

El testigo añadió que él mismo comprobó, al analizar los movimientos de la cuenta de UGT, que el sindicato había estado usando fondos públicos procedentes del Fogasa para costear otras partidas relacionadas con su funcionamiento interno, como cotizaciones e impuestos. Carrasco llegó a la conclusión de que esto era lo que realmente “atemorizaba a la organización”. Según declaró, a las cuentas de UGT llegaron desde el Fogasa entre 20 y 25 millones de euros, de los que “se debió destinar un millón y medio de euros a gastos propios”.

Como consecuencia de estos supuestos hallazgos y siempre según las tesis de Carrasco, UGT Madrid habría decidido cancelar el congreso ordinario de los días 18 y 19 de febrero de 2021. La versión oficial que ofreció entonces la central de trabajadores fue que la medida se adoptaba por “responsabilidad y seguridad” ante la evolución de la pandemia de coronavirus.

Carrasco manifestó ante la UDEF que los acontecimientos se precipitaron en los meses siguientes, cuando las sospechas en torno a la hija de la diputada socialista se desbocaron e inundaron las plantas nobles de UGT. En esas fechas, se produjo supuestamente una reunión en la que participaron varios miembros de la Comisión Ejecutiva Confederal para tratar el agujero que estaba provocando la estafa de los cheques.

El 15 de noviembre de 2021 se habría producido una nueva reunión a la que asistieron el propio Carrasco, el entonces secretario general de UGT Madrid, Luis Miguel López Reíllo, e integrantes de la ejecutiva confederal. También estuvo presente Mayka Tomás López. Los responsables del sindicato pidieron a la administrativa que explicara qué estaba ocurriendo con los cheques y las supuestas indemnizaciones del Fogasa.

Ante la ausencia de respuestas coherentes y la aparición de nuevos indicios de estafa, Carrasco habría recomendado interponer inmediatamente una denuncia, pero la cúpula del sindicato se habría negado asegurando que se trataba de una orden directa de Pepe Álvarezel secretario general de UGT Confederal. “La negativa o bien estaba motivada por incompetencia o bien por complicidad para ocultar los hechos por parte del propio sindicato”, explicó el letrado a los investigadores de la Policía.

La denuncia no se presentó finalmente hasta el 21 de diciembre de 2021. Reíllo comunicó los hechos a la Fiscalía y presentó automáticamente su dimisión como máximo responsable de UGT Madrid. En paralelo, la dirección de UGT Confederal también trasladó la información de la que disponía al Ministerio Público y colocó una gestora al frente de UGT Madrid. Las denuncias provocaron que, en marzo de 2022, la Fiscalía presentara una querella contra Mayka Tomás López, su marido y tres amigas por cargar a las arcas del sindicato 178 cheques falsos por valor de 2,1 millones de euros.

Fuentes de UGT cuestionan la declaración de Carrasco. Recuerdan que acudió a la Policía para ofrecer su versión justo después de ser despedido y que la presunta manipulación de los cheques falsos comenzó coincidiendo con su llegada a la central de trabajadores. Creen que pudo tener algún tipo de participación en la trama y que acudió a la UDEF para torpedear las diligencias. El próximo 28 de abril está citado en el juzgado para declarar como testigo. Todas las partes, incluidos los abogados del sindicato, podrán preguntarle.

La cifra de la presunta estafa ha crecido en los últimos meses. Como adelantó este diario, UGT ha elevado a 657 los cheques presuntamente manipulados por Mayka Tomás. En total, el desfalco sumaría más de 4,5 millones de euros. Además, se han hallado evidencias de que también utilizó una tarjeta Solred del ex secretario general de UGT Madrid para comprar vuelos de placer por valor de 162.000 euros a destinos como París, Miami, Fuerteventura, Tenerife y Las Palmas de Gran Canaria.

Fuente: elconfidencial.com

0 0 votos
Tu Valoración
Suscribirse
¿Qué te notificamos?
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
0
¡Nos encantaría conocer lo que piensas, por favor, deja un comentario.x
×
Scroll al inicio